Ascensores unifamiliares al servicio del diseño

La Unión Internacional de Arquitectos (UIA) decidió declarar el primer lunes del mes de octubre como Día Mundial de la Arquitectura uniendo dos festividades relacionadas entre sí en un mismo día. La primera es el Día Mundial del Hábitat, propuesta por la comisión de hábitat de la ONU en 1985 y en la cual se reivindica el desarrollo urbano sostenible, y la segunda, el Día Mundial de la Arquitectura gremio de arquitectos. Esta fecha sirve para reflexionar sobre el estado de los asentamientos humanos, el derecho fundamental a un alojamiento digno y hacer ciudades seguras, inclusivas y sostenibles, y demostrar que el diseño no está reñido con la accesibilidad. 

Desde la primera referencia al ascensor, que data del antiguo Egipto, hasta la actualidad, el ascensor ha sido un elemento clave en la arquitectura. Hasta el momento sus funciones han sido numerosas, desde una herramienta para construir el propio edificio, como es el montacargas, hasta protagonista del conjunto arquitectónico como pieza central del diseño, pasando por los ascensores para viviendas unifamiliares un cotidiano elemento de accesibilidad, que todos conocemos. 

Al final, un elevador puede ser un elemento meramente accesorio para algunas personas o  puede marcar la diferencia en su día a día para otras, pero en ambos casos tiene que ser posible diseñar tus espacios y decorar tu hogar integrándose en el proyecto completamente.

¿Cómo instalar un ascensor unifamiliar sin renunciar al diseño?

SHE-Elevator es un ascensor doméstico eléctrico monofásico creado con materiales innovadores y un diseño exclusivo. Este elevador puede personalizarse por completo, eligiendo el acabado del suelo, los paneles de la cabina, la botonera, la iluminación, el pasamanos, e incluso el tipo de puertas. Gracias a ello es capaz de integrarse en cualquier proyecto pasando desapercibido (si así se desea) adaptándose a las diferentes necesidades y estilos de vida, dotando de un plus de diseño y exclusividad al proyecto final. 

SHE-Elevator es apto para cubrir las necesidades de las personas con movilidad reducida, incluso en espacios reducidos, ya que solo requiere poco más de un metro cuadrado para su montaje, pues dispone de múltiples posibilidades de instalación adaptadas y la sala de máquinas permite optimizar el espacio disponible, también cabe destacar su facilidad de montaje debido a la ausencia de contrapeso. Ser de bajo consumo, silencioso y respetuoso con el medio ambiente  son otras cualidades a tener en cuenta a la hora de considerar incluirlo como elemento de accesibilidad en proyectos arquitectónicos.

Es el momento de subir al siguiente nivel y S.H.E-Elevator es el producto que buscas, si quieres diferenciarte del resto. Contacta con nosotros, te atenderemos sin compromiso y resolveremos todas tus dudas.

Deja un comentario